¿Cuál es el secreto de la felicidad?

en

Hace unas semanas vi la película Héctor y el secreto de la felicidad. Recomendada por mi amiga y compañera Conchi 🙂  (pasaros por su casa https://eldivanemocional.wordpress.com/).

Héctor es un psiquiatra que está cansado de la vida que lleva. Parece que las cosas con su pareja no van del todo bien. Y en el trabajo empieza a saturarse de los pacientes. Está empezando a perder la empatía (tan necesaria en estas profesiones…) así que decide dejarlo todo y recorrer el mundo en busca del secreto de la felicidad.

¿Dónde está la felicidad?

Visita diferentes países, con sus diferentes culturas y formas de vida. Así descubre que en cada continente la felicidad está en un sitio. Va haciendo una lista con todas las cosas que traen o quitan la felicidad, tanto a él como a los demás.  Y a medida que entabla relaciones con diferentes personas nos vamos dando cuenta de varias cosas:

  1. Cada persona busca y encuentra la felicidad en un sitio diferente.
  2. Lo importante es el camino. Porque, ¿de qué sirve alcanzar la felicidad durante unos momentos si en el camino hemos estado sufriendo para llegar?
  3. Buscar y encontrar la felicidad depende única y exclusivamente de TI.

El último punto se nos olvida con mucha frecuencia. Pensamos que son los demás los que tienen que hacernos la vida fácil, o tratarnos como nosotros creemos que nos merecemos. Pero en realidad somos nosotros los encargados de poner el foco en lo que es importante, en lo que nos hace sentir bien, en lo que nos hace crecer como personas…. o en todo lo contrario. Nadie te obliga a estar siempre enfadado, o quejándote por todo lo malo que te rodea, viendo por sistema el lado malo de la situación o de las personas. Es tu elección. Pero si te paras a pensarlo, sólo unos minutos, seguro que encuentras muchas cosas/ personas/ momentos en tu vida sobre los que merece la pena poner el foco.

¿A qué estamos esperando?

En la película hay una conversación que me parece especialmente reveladora:

– Te veo en paz, te veo feliz, amando como nunca has amado…

– Tal vez en mi próxima vida. 

– Héctor, ésta es tu próxima vida. 

Tal cual. Nos pasamos la vida pensando que ya haremos eso que nos gusta en otro momento. O que ya me preocuparé por ser feliz cuando la vida sea más fácil porque ahora mismo estoy bien en mi negativismo e inmovilidad. Pero puede ser que el momento de cambiar todo eso sea ahora. Ahora que estamos vivos y que además podemos decidir si queremos que cada día valga la pena o no. Porque nadie va a venir a rescatarte, ni a ponerte las cosas fáciles. La vida no es un camino de rosas. Pero depende de ti aprovecharla o pasarte el día “penando” por cada contratiempo o dificultad que surja. Que cada uno decida… Pero si decides quedarte en el lado negativo deja avanzar a los que no se quieren conformar y quieren disfrutar de la vida como se merece.

Hasta la semana que viene!

Carpe diem ★

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *