Cuando el trabajo tiene recompensa

en

Hoy, por segundo día consecutivo, no voy a hablar de una peli, pero es por un buen motivo 🙂

En las últimas semanas está habiendo cambios en mi vida, cambios bastante importantes y a muchos niveles. Que al final son el resultado de un aprendizaje y crecimiento, tanto personal como profesional.

Hay dos cosas que siempre me han enseñado:

  • Si quieres algo, tienes que esforzarte por conseguirlo.
  • A veces, tienes que trabajar más de la cuenta para conseguir lo que quieres.

Y parece que después de varios años, de trabajo y de esfuerzo por fin ha llegado la recompensa. Ahora, mirando hacia atrás me doy cuenta de que el esfuerzo ha merecido la pena. Aunque muchas veces no lo pareciera, aunque muchas veces haya tenido ganas de tirar la toalla. Ahora es cuando veo que cada pequeño paso me estaba acercando a lo que quería conseguir. Y también sé que esta meta conseguida no es el final, sino otro pasito más.

Cuando una oportunidad se presenta tienes principalmente dos opciones: cogerla o rechazarla. Parece fácil pero muchas veces, ni nos damos cuenta de que tenemos delante una oportunidad. Hay que mirar más allá y pensar en qué puede beneficiarte a largo plazo, aunque a corto plazo implique trabajar más de la cuenta. Y sobre todo es bueno saber que es una carrera de fondo y no de velocidad.

Muchas veces, parece que la recompensa no llega nunca. Pero mis padres (que son muy sabios) siempre me han dicho que a veces hay que hacer cosas, poner de tu parte, para conseguir algo más. Que puede que no llegue. Pero lo que está claro es que las oportunidades no suelen caer del cielo. Así que cuando veas una, aunque implique esfuerzo, aunque muchas veces tengas que “pasar por el aro”, no la dejes escapar. Porque puede que sin darte casi cuenta, pasito a pasito, te estés acercando cada vez más a tu meta 🙂

Hasta la semana que viene!

Carpe diem ★

 

Plural: 4 Comentarios Añadir valoración

  1. Rebeca dice:

    Enhorabuena por esos cambios y por ver el resultado de un duro trabajo. Aunque no llegue lo que esperamos, todo tiene lado bueno (y malo) pero debemos ver siempre lo bueno y siempre…intentarlo.
    El otro día escuché que fracasar es cuando intentas algo, no lo consigues y abandonas. Fallar es cuando intentas algo, no lo consigues pero sigues intentandolo. Que solo tengamos fallos y que se conviertan en metas cumplidas. A seguir intentándolo y a luchar por cada punto!!!
    Gracias por tu post.

    1. *Pili* dice:

      Como siempre mil gracias a ti. Por tus comentarios, por tus reflexiones y por estar a pesar de la distancia 🙂

  2. FATIMA LEON dice:

    Un artículo interesante que aporta un punto de vista diferente y aporta datos que necesito. Enhorabuena. Saludos.

    1. *Pili* dice:

      Muchísimas gracias Fátima. Me alegro mucho de que te haya gustado y sirva de utilidad 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *