¡Bienvenido Septiembre!

en

Bienvenido Septiembre

Ya está aquí Septiembre y ya estoy de vuelta 🙂 Era principio de Julio cuando escribí el último post antes de las vacaciones. Y aunque mis vacaciones propiamente dichas se acabaron hace bastante tiempo he intentado alargar la vuelta a la rutina lo máximo posible. Ahora ya no queda más remedio que volver a la actividad al 100%, al trabajo, a la consulta, a los nuevos proyectos…. Este nuevo curso viene cargado de cosas y necesitaba coger fuerzas. Aunque también tengo que reconocer que ya tenía ganas de volver a la rutina y sobre todo al fresquito.

Recuerdos del verano

A nadie le gusta volver al trabajo después de las vacaciones. De hecho hay personas que lo pasan realmente mal y los primeros días de la vuelta a la rutina se convierten en un infierno. Para estas personas sería genial que empezaran a vivir todos y cada uno de los días de la vida. Y no pasar por los días pensando sólo en el fin de semana o en las vacaciones. Porque al final los días de fiesta se acaban, y porque la mayoría de nuestra vida la pasamos trabajando….pensar en pasarme la mayoría de mi vida penando….no me apetece para nada.

 Y dicho esto, os diré que el post de hoy es poco habitual. Uno de esos en los que no voy a utilizar una película ni una serie para hablar de psicología. Me apetecía recordar momentos geniales de este verano, que me han hecho sentir muy bien, que me han enseñado algo, que me han hecho reflexionar o desconectar 🙂

Cantabria infinita

Para empezar las vacaciones estuvimos unos días por Cantabria. Aunque he estado allí muchas veces y conozco muchos de sus rincones es uno de esos sitios a los que no te importa volver una y mil veces. Levantarme por las mañanas y mirar por esta ventana creo que me ha hecho ganar años de vida 😀

Pero lo mejor de Cantabria sin duda ha sido pasar unas horas con una de esas “personas medicina” de mi vida. Es alguien que transmite paz, tranquilidad, que siempre tiene una sonrisa. Que te hace seguir confiando en el género humano. Una de esas personas que cuando no está se nota en el ambiente y se echa muchísimo de menos…Gracias Rebe por la ruta turística por Santander y sobre todo por tu compañía!

Santillana

 

Pueblitos con encanto

Después de unos días de turismo, descanso y comer mucho pasamos otros días en un pueblo de Tarragona que se llama Altafulla. Y desde luego ha sido todo un descubrimiento. Sin casi turistas, con una playa genial y algunas sorpresas como un castillo del siglo XII en lo alto del pueblo o uno del siglo XI al final de la playa.

Una de las cosas que más me gustó de Altafulla es el ambiente familiar que se respiraba. Cuando salíamos a pasear por la noche, veíamos familias que sacaban una gran mesa a la puerta de la calle para cenar todos juntos. Y en los casos que no sacaban la mesa a la calle dejaban la puerta de la vivienda abierta. Y se les veía en el patio o directamente dentro de la casa cenando. A lo mejor es una tontería pero esto me llamó muchísimo la atención y me encantó 🙂 Poder compartir momentos así con la familia y los amigos es una de las cosas que más me gustan de la vida.

Asturias, patria querida

Para rematar el mes de Julio estuve unos días por Asturias. Ya lo he comentado más veces. Allí tengo parte importante de mi familia. Además esta vez coincidimos todos (padres, hermanos y sobrinos) cosa que sólo suele pasar el día de Nochevieja (somos muchos) y a veces ni eso. Estar allí siempre es genial. Por estar con la familia y por estar en el sitio más maravilloso de España y supongo que del mundo en general 😀 Allí de verdad se descansa la vista y los pulmones. Creo que cada vez me cuesta más marcharme de allí, porque cada vez veo más claro que podría hacer mi vida allí. ¿Quién sabe? A lo mejor algún día…

¡Pilas cargadas!

Y para finalizar este verano, otro día para coleccionar, el que pasé en Cuenca (maravillosa y creo que injustamente desconocida ciudad) con otras dos “personas medicina”. Con ellas he compartido muchos buenos momentos, muchos vinos, viajes, exámenes, fotosíntesis…. Las conozco desde hace tanto que creo que siempre han estado en mi vida. Son una parte más de mi familia, con las que sé que siempre puedo contar y que siempre tienen algún consejo sabio para darme. Gracias Ana y Conchi por cargarme de nuevo las pilas!

Y tras este recorrido por media España cierro la primera entrada postvacacional 😀

Espero que el nuevo curso empiece genial para todos, con un montón de proyectos, de nuevos aprendizajes y de ilusiones. La semana que viene volveré con una entrada de cine y psicología. Hasta entonces!

Carpe diem ★

Un comentario Añadir valoración

  1. Rebeca dice:

    Me alegro que las vacaciones hayan sido eso: vacaciones. Y me alegro que hayas cargado pilas, porque por aqui se te echaba de menos.

    Dura la vuelta a la rutina, pero lo importante es cada momento, y las pequeñas cosas que lo hacen mas fácil. Solo hay que verlas y no pasarlas por alto.

    Gracias por tus comentarios y por esta página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *