Lion. Una nueva vida.

en

Ya estoy de vuelta

¡Por fin! Hoy he decidido volver. Desde que me despedí hace unos meses han pasado muchas cosas….diría que ahora tengo una nueva vida. La verdad que si me lo hubieran dicho hace un tiempo no me lo habría creído. Pero ya se sabe que la vida a veces nos da sorpresas… y toca aceptar, asumir y continuar el camino 🙂

Hoy decido volver porque después de unos meses con la mente “en blanco”, vuelven a surgir ideas, vuelvo a sacar significado a las pelis y sobre todo vuelvo a tener ganas de sentarme a escribir 🙂

Una nueva vida

La verdad que no tenía elegida la película para hoy. Pero hace unos días vi Lion y pensé que era perfecta. Está basada en la historia real de un niño indio, Saroo (Dev Patel) que con sólo cinco años se pierde un día que acompañaba a su hermano al trabajo. Tras varias idas y venidas termina siendo adaptado por una familia australiana. Saroo crece como un niño feliz en su nueva familia pero a medida que se va haciendo mayor hay algo en su interior que no le deja vivir tranquilo.

¿Alguna vez has tenido la sensación de estar en un lugar al que no perteneces? Tienes tu cuerpo en un sitio, pero tu mente está en otro (o incluso tu corazón). Los días van pasando, sin complicaciones, uno tras otro, pero el resultado es que te encuentras vací@. Puede que incluso pienses: “Pero si tengo todo lo que se supone que alguien podría desear tener, mi vida es fácil y tranquila… ¿por qué no soy feliz?”

Cuando llegas a este punto tienes dos opciones (seguramente habrá muchas más pero yo en este momento sólo veo dos):

  1. Para. Busca, indaga dentro de ti para saber qué necesitas tú como individuo en este momento concreto de tu vida. Y una vez que lo sabes, averigua qué necesitas para conseguirlo y ponte en marcha.
  2. La otra opción es seguir tal como estás. Enlazar un día con otro y ver cómo la vida va pasando. A lo mejor no estás mal. Tienes una vida tranquila, un buen trabajo, pareja y parece que todo va bien. Pero en el fondo tú sabes que algo no funciona, hay algo que no encaja… y eso es difícil de asumir. Puede que en apariencia todo vaya bien, incluso que parezcas feliz pero tienes algo dentro que te impide avanzar… como una piedrecita en el zapato.

Dev Patel. Lion

En el caso de la segunda opción puede que ni sepas qué es lo que te falta o lo que te sobra. Si es tu caso, te invito a que pongas en práctica la primera opción 🙂 Toca tomar decisiones. Seguramente no será una decisión fácil. Además puede que haya cosas que no estén en tu mano, que no puedas controlar o modificar. Si es así déjalas estar y céntrate en las que sí están en tu mano. Y ten claro que los cambios siempre son difíciles (aunque sea para mejor) y siempre dan miedo. Pero si nos paramos a pensar que la otra opción es seguir viviendo con la piedrecita en el zapato… igual merece la pena intentarlo 😉

A Saroo le costó llegar a entender lo que le ocurría pero una vez que lo tuvo claro no paró de intentar conseguir lo que quería. Aunque eso implicara muchos cambios o incluso supusiera hacer daño a personas queridas. Si el sitio en el que estás no te hace feliz….muévete, que la vida continúa y no se para a esperarnos. 

Hasta la semana que viene!

Carpe diem ★

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *