One day. O cuando no hay forma de entender las relaciones.

Siempre el mismo día

Para hoy tenía pensada otra película, otra reflexión… otra entrada totalmente diferente. Pero por diferentes motivos llevo unos días acordándome de una de las películas que más huella me han dejado en los últimos años: One day. Ya hablé de ella hace más de dos años (lo que me ha llevado a pensar: “¡pero cuánto tiempo llevo ya con esto!”) en esta entrada: -Pase lo que pase mañana habremos tenido hoy-

La película está protagonizada por Anne Hathaway y Jim Sturgess. Se conocen en la facultad y a partir de ese momento sus vidas están unidas y separadas a partes iguales. Les une un hilo invisible que les lleva a mantener el contacto y reencontrarse a lo largo de los años, siempre el mismo día. Pero aunque parece que los dos están dispuestos a tener algo más que amistad nunca es un buen momento. Bien porque uno de ellos tiene una relación, bien porque sus vidas son completamente diferentes, o porque parecen incompatibles…. El caso es que nunca coinciden en el mismo universo al mismo tiempo. Pero… si en realidad quieren estar juntos, ¿no es una pérdida de tiempo el no estarlo?

Las relaciones…

Si ya es difícil entender que cada persona somos un mundo, mucho más complicado es entender las relaciones. Aunque a veces las cosas están muy claras  desde fuera, otra cosa muy distinta es para los que la viven desde dentro. Y en todos los casos a veces se toman decisiones que parecen incomprensibles. Tanto a la hora de terminar con una relación que en principio parece ir bien, como continuar con una que parece ir mal. Y en los dos casos…¿cómo puedes saber si te estás equivocando? En la película todo está muy claro, sobre todo cuando termina (no voy a hacer spoilers, tranquilos). Pero claro, en la vida real es muy distinto.

No podemos saber si una decisión que tomamos hoy es la correcta hasta que no pasa el tiempo. Si lo supiéramos con antelación sería mucho más fácil tomar decisiones. Pero lo que sí deberíamos tener presente es que si no estamos a gusto en una relación, por el motivo que sea, la solución no es mantenerla. Porque no es bueno para ninguno de los dos. Porque a la larga lo más probable es que se termine y hasta que ese momento llegue tampoco irán bien las cosas.

Tomar decisiones es difícil, y más cuando la relación es larga y se han compartido muchas cosas. Pero la vida es muy corta y a lo mejor por mantener algo que no está mal estamos dejando escapar algo que puede ser genial.

Si no habéis visto la peli os la recomiendo encarecidamente. Además el telón de fondo es una de las ciudades más bellas y de la que me quedé completamente enamorada después de visitarla hace unos meses, Edimburgo 🙂

Siempre el mismo día

Hasta la semana que viene!

Carpe diem ★

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *