Las consecuencias de buscar la aprobación de los demás a toda costa

en

Caída en picado

Así se llama el primer episodio de la tercera temporada de Black Mirror. Presenta una sociedad en la que todo el mundo puntúa a los demás en una aplicación del móvil. En función de su puntuación tienen más o menos popularidad que se traduce en unos beneficios u inconvenientes en su día a día. Por esto, todas las interacciones se hacen con móvil en mano, para rápidamente poder dar los puntos que consideren. Y por esto también la mayoría de las veces las relaciones humanas son superficiales y falsas (porque el principal objetivo es obtener la aprobación y buena puntuación de los demás).

Una de las cosas más inquietantes de este capítulo es que fácilmente nos vemos reflejados en él. No habla de una sociedad futurista, sino que describe el presente: obsesión por las redes sociales, por buscar la aprobación de los demás, por conseguir más puntuación (seguidores), etc. Por no mencionar que al parecer en China ya han implementado un sistema muy parecido, y que además ha sido el propio gobierno el que lo ha promovido…

Las ideas irracionales

Según el psicólogo Albert Ellis, existen una serie de creencias irracionales que nos llevan a interpretar las situaciones y la vida en general de una manera muy dañina para nosotros mismos. Esas creencias se traducen en una necesidad imperiosa o exigencia de conseguir algo (aprobación, amor, éxisto, etc.). Si no satisfacemos esta necesidad pueden aparecer consecuencias como ansiedad o depresión entre otras cosas.

Las personas que viven en la sociedad del capítulo de Black Mirror, tienen una necesidad imperiosa de ser aprobados por los demás. Y precisamente, una de las principales ideas irracionales según Ellis dice que: “Es una necesidad extrema para el ser humano adulto el ser amado y aprobado por prácticamente cada persona significativa de la sociedad”.

La necesidad de aprobación

Ante un objetivo que nos planteemos en nuestra vida es probable que surja algún inconveniente o dificultad para conseguirlo. Esto nos puede llevar al fracaso y a un posible rechazo por parte del entorno. Ante la idea de un posible fracaso en nuestra tarea, puede aparecer la ansiedad. Y esta ansiedad no nos va a ayudar a conseguir el objetivo, sino todo lo contrario. Nos vamos a preocupar constantemente por ese posible fracaso (anticipación), nos vamos a sentir incapaces e inseguros y de esta manera, muy probablemente, precipitar el temido fracaso.

¿Qué podemos hacer ante esto? Podemos modificar nuestras creencias sobre la situación. Dejar de percibirla como una amenaza, como una cuestión de vida o muerte. Porque el problema aparece cuando esa necesidad de aprobación se convierte en una exigencia. Y pensamos que si no lo conseguimos será horrible, lo peor que nos podría pasar. Obviamente todos queremos ser queridos y aprobados. Y nos gustaría conseguir nuestros objetivos. Pero la diferencia radica en la importancia que le damos: no es lo mismo una preferencia que una exigencia.

Por otro lado, esa necesidad de aprobación implica dos problemas más. Pretender que todos en todo momentos nos acepten, es una meta inalcanzable por definición. Con lo cual pretenderlo ya es de por sí un esfuerzo inútil. Y cuando no lo consigamos aparecerá el malestar y los sentimientos encontrados. Y tenemos que sumar a lo anterior, que el pretender que nos aprueben en todo momento, todas las personas significativas para nosotros requiere un gasto de energía importante. Puede que nos pasemos la vida esforzándonos por buscar la aprobación de los demás sin preguntarnos si quiera qué es lo que queremos hacer nosotros. Y en muchos casos, supone también el anteponer las necesidades y preferencias de los demás a las propias.

Os animo a ver el capítulo porque vais a ver reflejado perfectamente todo lo anterior. Os va a hace pensar sobre el tipo de vida que llevamos y además el final me parece especialmente bueno 🙂

Hasta la semana que viene!

Carpe diem ★

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *