Los mitos sobre el amor que aprendemos en las películas

El lado negativo de las películas

Hace unos días estaba buscando información en el libro Psicología Social  (el Whorchel que decíamos en la carrera), y me topé con el capítulo sobre el amor. Aunque no tenía nada que ver con lo que estaba buscando me detuve a leerlo y me apetecía hablar hoy sobre esto.

La verdad es que desde que comencé a escribir sobre cine y psicología siempre he utilizado las películas como una herramienta. Que nos enseña, nos ayuda a crecer o simplemente nos distrae cuando lo necesitamos. Pero a veces el cine también tiene un papel negativo.

Hay muchos mitos y falsas creencias sobre el amor que se han perpetuado desde hace siglos. Y el peligro principal es que únicamente sirven para generar malestar en la pareja o el individuo. Algunos de estos mitos implican que se deje una relación sin que exista un problema o motivo real para hacerlo. Y en otros casos, justo al contrario, animan a mantenerla cuando uno o los dos miembros de la pareja ya no quieren hacerlo.

El cine, en muchas ocasiones, contribuye a perpetuar estas falsas creencias. Porque al final, las películas son un reflejo de la sociedad en la que vivimos. Aunque hay que tener presente que hay películas (y creo que cada vez más) sí pretenden romper con esos mitos. Una de las más conocidas es La La Land. Sin entrar en muchos detalles (por si aún no la habéis visto), en un determinado momento pasan cosas que nos generan cierto malestar…. aunque tengo que admitir que a mi me hacen sentir bien. Porque así es la vida, esa es la realidad y no lo que nos han intentado vender en miles de películas románticas.

Mitos y falsas creencias

Como explican en el libro que os comentaba al principio, “los mitos románticos son un conjunto de creencias socialmente compartidas sobre una supuesta naturaleza verdadera del amor. Como mitos que son, resultan en algún punto irracionales, ficticios, absurdos, engañosos o incluso imposibles de cumplir”.

Y dicho esto, voy a enumerar el listado de mitos que mencionan. Sólo para tenerlos en cuenta y reflexionar sobre ellos… ¿cuántas veces nos los hemos creído?

  1. Mito de la equivalencia. Creencia de que “amor” y “enamoramiento” son lo mismo. Por lo tanto, si uno deja de estar enamorado, quiere decir que ya no ama a su pareja y hay que romper la relación.
  2. Mito de la media naranja. Creencia de que elegimos a la pareja que de alguna manera teníamos predestinada y que por tanto es la única (o la mejor) opción posible.
  3. Mito de exclusividad. Creencia de que el amor sólo puede sentirse por una única persona (al mismo tiempo).
  4. Mito de la perdurabilidad. Creencia de que el amor y la pasión de los primeros meses puede y debe perdurar eternamente.
  5. Mito de la omnipotencia. Creencia de que “el amor todo lo puede”. Por tanto, si hay amor verdadero no habrá ninguna influencia externa ni interna en la pareja. El amor será suficiente para solucionar los problemas.
  6. Mito de fidelidad. Creencia de que todos los deseos pasionales, románticos y eróticos deben satisfacerse exclusivamente con una única persona.
  7. Mito del matrimonio o convivencia. Creencia de que el amor debe conducir en todos los casos a una convivencia estable.
  8. Mito del emparejamiento. Creencia de que la pareja es algo natural y universal. Por tanto, es el estado lógico y normal del ser humano.
  9. Mito del libre albedrío. Creencia de que nuestros sentimientos amorosos son absolutamente íntimos y no están influidos por factores sociales, biológicos y/o culturales, ajenos a nuestra voluntad.
  10. Mito de los celos. Creencia de que los celos son un signo de amor e incluso requisito indispensable del verdadero amor.

¿Qué opináis vosotros?

Hasta la semana que viene!

Carpe diem ★

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *