Merlí. Filosofía, felicidad y amistad.

Merlí

Hace unos días empecé a ver esta serie que está en Netflix por recomendación de una amiga. Llevo varios capítulos y me enganchó desde el principio. Merlí es un profesor de Filosofía, da clases en un instituto de Barcelona a un grupo de adolescentes. Es una persona bastante compleja en todos los sentidos. Y especialmente original en su metodología educativa (a mi me recuerda bastante a un profesor que tuvimos en la facultad). Se ha puesto por objetivo que sus alumnos aprendan a pensar y reflexionar por sí mismos (que locura ¿no?). En cada capítulo la temática gira en torno a un filósofo y su legado, pero adaptándolo a lo vida real.

Aristóteles y la felicidad

Uno de los capítulos de la primera temporada trata de Aristóteles y su idea de la felicidad. El que te expliquen cómo alcanzar la felicidad siempre es algo interesante porque en principio es a lo que todos aspiramos ¿no? Según el filósofo la felicidad o cómo alcanzarla tiene diferentes componentes.

Por un lado, la idea principal es que la felicidad no es un estado o momento concreto sino más bien un estilo de vida. Y lo fundamental de ese estilo de vida es buscar la felicidad a través del trabajo (o la virtud como dice en alguno de sus textos). Esto del trabajo lo ponen en duda los alumnos de Merlí porque “no hay más que ver la cara de la gente que va en el metro por las mañanas a trabajar”. Eso no puede ser felicidad. Y en parte estoy de acuerdo. Pero sí que es verdad que en el trabajo pasamos gran parte de nuestra vida así que…estaría bien intentar buscar el lado bueno o por lo menos aquello que nos pueda servir a nosotros para aprender, superarnos o realizarnos.

También dice que la única manera de saber si hemos sido felices o no será al final de nuestra vida, cuando miremos hacia atrás y hagamos balance. Y que además la idea de buscar la felicidad en las pequeñas cosas no tiene sentido. Es verdad que para Aristóteles esto era contradictorio: si la felicidad la tienes que buscar en la actividad, en el trabajo, etc. no la vas a encontrar en los pequeños placeres de la vida. Pero en esto estoy totalmente en desacuerdo. Hay muchas cosas en nuestro día a día que hacen que la vida sea más bonita, más fácil. Y que además hay muchas de estas cosas que nos pasan desapercibidas porque estamos inmersos en la rutina, o siempre tenemos prisa. Pienso que si prestamos atención a estas cosas nos sentimos mejor, y por tanto contribuyen a que seamos más felices.

El papel de los amigos en la felicidad

Y con lo que estoy 100% de acuerdo es con la idea de que sin amigos, no podemos ser felices. Para mi, los amigos son un apoyo fundamental. Muchas veces en mi vida han sido la base, la motivación que me ha ayudado a seguir. Y hoy en día lo siguen siendo. (No sé hasta qué punto son conscientes de que muchas veces “me están salvando la vida”).

Porque estos buenos amigos llevan muchos años a mi lado (algunos menos, pero igualmente valiosos). Compartiendo viajes, salidas, conciertos, comidas, fotosíntesis, películas…. Pero también momentos realmente malos. Cuando te encuentras en lo más profundo del hoyo. Han estado (y están) para una charla, unas palabras de consuelo (o poemas, o canciones…) o un abrazo. Y eso no tiene precio. Eso es una de las mejores cosas de la vida y por lo que me siento inmensamente afortunada. Y por eso sé que cuando haga balance de mi vida, una buena cuota de mi felicidad habrá sido gracias a ellos 🙂

Hasta la semana que viene!

Carpe diem ★

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *