Claves para tomar las riendas de tu vida

¿Qué quieres hacer con tu vida?

Estamos en septiembre y es un buen momento para tomar las riendas de tu vida. Todos los días me encuentro con personas que no están satisfechas con la vida que llevan. A veces es por el trabajo que tienen, otras veces por la pareja o por el sitio en el que viven. El caso es que normalmente saben cuál es el camino que quieren coger, pero por una cosa u otra no lo hacen. Y al final se sienten aún peor por no hacer nada para cambiar su situación…. están metidas en un círculo vicioso del que es difícil salir.

Tener un objetivo no lo es todo

Pero ¡atención! Hay un cosa que no podemos perder de vista. Está muy bien tener objetivos (conseguir un trabajo mejor, tener familia, comprar una casa, escribir un libro, hacer un viaje a África…), son una motivación, lo que nos hace levantarnos cada día. Pero hay algunos problemillas que pueden surgir si vivimos únicamente centrados en conseguirlos. Pueden ocurrir varias cosas:

  • Tienes muy claros tus objetivos, pero por el motivo que sea nunca llegas a dar el paso para intenar conseguirlos. Tiras la toalla antes de empezar (o a medio camino). Y esto, por cierto, te hacen sentir bastante mal.
  • Puede ser que consigas tu objetivo, que por fin lo puedas tachar de la lista. Pero que al cabo del tiempo no te sientas lo satisfech@ que esperabas sentirte al conseguirlo.
  • O simplemente puede ocurrir que por mucho que te esfuerces nunca llegues a conseguirlo. (Siento la mala noticia, pero eso que se dice por ahí de que si te esfuerzas mucho, mucho, consigues lo que quieres… no es verdad).

El problema principal y común a las opciones anteriores, es que mientras nos pasamos el día pensando en cómo conseguir eso que tanto queremos se nos olvida disfrutar del camino. Tenemos la creencia de que cuando lo consigamos ya podremos ser felices y disfrutar de la vida. Pero se nos olvida que el camino es lo importante. Porque el camino es lo que pasa aquí y ahora y está lleno de cosas que merecen nuestra atención.

Pero…. ¿cómo puedo saber qué quiero hacer con mi vida?

Normalmente cuando pensamos en qué queremos hacer, antes de responder ya nos estamos poniendo el freno a nosotros mismos. «Esto no va a funcionar, es una pérdida de tiempo». «Es inútil, no servirá para nada». «Para qué lo voy a intentar si es prácticamente imposible conseguirlo».

Te propongo un ejercicio muy sencillo (si puedes anotar las respuestas mejor que mejor). Imagina que tienes 80 años y que miras hacia atrás para ver cómo ha siso tu  vida hasta ese momento. Luego termina las siguientes frases:

  1. Pasé mucho tiempo de mi vida preocupándome por….
  2. Dediqué demasiado poco tiempo  a hacer cosas como….
  3. Si pudiera retroceder en el tiempo…

Es posible que al reflexionar sobre estas cuestiones te des cuenta de la diferencia entre aquello que te gustaría hacer y aquello que haces de verdad. Y también te habrás dado cuenta de la cantidad de tiempo y energía que gastamos en cosas y pensamientos inútiles que en ningún caso nos ayudan a salir de donde estamos. También es importante mencionar que los miedos que comentaba justo antes del ejercicio siempre van a estar ahí. La cuestión quizá, no es hacerlos desaparecer (ya te adelanto que no va a ser posible) sino aprender a convivir con ellos. Hacerles sitio, asumir que van a estar ahí, pero que aún así vas a ser tú quien decida qué hacer con tu vida, y no ellos.

Los post de este mes van a tratar sobre este tema. Sobre cómo saber qué quieres hacer, de cómo luchar contra los fantasmas que te impiden trabajar por lo que quieres y de qué pasos dar para tomar por fin las riendas de tu vida.

Hasta la semana que viene!

Pili ★

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *